Cuando se trata del MVP no hablamos de un producto final, sino de un producto que posee todas las características básicas, que es funcional y atiende los requisitos mínimos establecidos por el emprendedor.

 

Son tres las principales características de un producto mínimo viable:
 

  1. Posee un valor para ser utilizado de forma inmediata por las personas;
     

  2. Logra atraer a usuarios, aún en su fase inicial;
     

  3. Permite al Productor seguir feedbacks que ayuden en la finalización del producto final.

 

¿Por qué es importante crear tu MVP?
 

La gran ventaja de crear un MVP es la posibilidad de probar hipótesis sin la necesidad de gastar mucho dinero y esfuerzo.

 

El feedback recibido por los clientes que entran en contacto con el MVP sirve de parámetro para la realización de ajustes, que permiten ofrecer un producto o servicio más alineado a las expectativas del mercado. No siempre el feedback será positivo. En todo caso, el emprendedor sale ganando, ya que tendrá tiempo para realizar ajustes o incluso repensar la fecha de lanzamiento del producto.

 

¿Cómo hacer tu MVP?

 

  1. Define la propuesta de valor

    La propuesta de valor está relacionada con el producto, más precisamente en su capacidad de atraer la atención de los consumidores. Es importante pensar en un MVP que sea útil, atractivo y, al mismo tiempo, viable, que pueda ser aprovechado por el público.
     

  2. Establece plazos

    En un mercado cada vez más competitivo, con ideas innovadoras surgiendo en todo momento, los emprendedores no pueden darse el lujo de perder oportunidades.
     

  3. Define las funciones básicas del MVP

    El momento de surgimiento del producto mínimo viable es la fase de idealización del producto. Si el emprendedor tiene una idea de negocio potencialmente rentable, es hora de partir para el desarrollo de su versión de pruebas.
    Es importante resaltar que el MVP fue pensado para ser barato, práctico y construido en el menor tiempo posible.
     

  4. Reserva el presupuesto

    En función de que no se trata de la versión final, el costo de desarrollo del MVP tiende a ser exponencialmente más bajo.
     

  5. Crea un canal específico de atención al cliente

    A la hora de desarrollar el producto mínimo viable, es importante pensar estrategias para conocer su impacto. Un MVP que no puede captar feedbacks pierde por completo su propósito.
     

  6. Prueba la respuesta del mercado

    La respuesta del mercado, es decir, el grado de interés de las personas en el producto, debe ser tenido muy en cuenta por el Productor, pues será determinante para validar si vale la pena invertir o no en tu idea.
     

  7. Analiza los datos obtenidos

    Esto implica la interpretación de los feedbacks, el seguimiento de los accesos y el tiempo de permanencia en la página, entre otros factores que servirán de base para efectuar los ajustes en el producto antes de su lanzamiento.
     

 

¿A quién le tienes que enviar el MVP?

La respuesta es simple: a todos aquellos que demuestren interés en la idea.

 

¿Necesitar una estrategia de marketing para tu Startup?

En Customia somos expertos en la puesta en marcha de estrategias de marketing en  startups y podemos ayudarte a definir cuál es la mejor estratégia para tu startup.

Si te identificas con alguna o todas de las características mencionadas, y además tienes una idea que te ronda en la cabeza que podría hacer que tu empresa funcionara mucho mejor - podemos acompañarte en el proceso del cambio. Ponte en contacto con nosotros sin ningún compromiso para comentar tu caso.



Aviso de cookies
Continuar Te informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación y recoger información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí.